Hablemos de difalia

Entre las mujeres, igual que con los hombres, las relaciones a tres es algo que se suele imaginar a menudo, en el caso de las féminas con dos hombres, y en el caso contrario, con dos chicas. Pero, ¿y si una mujer no necesitara que hubiera dos sino uno con “doble herramienta”? Es posible, y tiene nombre: difalia.

La difalia es la formación en el cuerpo humano de dos penes. Sí, como has leído, se trata de una malformación que no es habitual por la cual un hombre puede llegar a tener dos penes. Esto, aunque parezca un milagro y algo que trae ventajas, a veces no es así pues puede ser que uno de ellos no sea operativo.

Esta suerte, o desgracia, le pasa a uno de cada 5.5 millones de hombres y, el primer caso documentado, fue de 1609. Hoy en día hay algunos individuos que conviven con dos miembros aunque no es algo de lo que se alardee demasiado por miedo a ser considerados bichos raros. Además, hay que tener en cuenta que hay diferentes tipos de difalia:

Difalia compartida. Se tienen dos penes y dos troncos pero la uretra se comparte por lo que puede dar problemas.

Difalia verdadera. Se tienen dos penes complemente activos y diferentes con lo que es un individuo completo (con ese extra).

Pseudodifalia. Se tienen dos penes pero uno de ellos no es funcional (salvo que se sepa cómo utilizar para otros menesteres).

La difalia suele producirse entre los días 24-25 de gestación. El motivo por el que puede darse es porque el feto se ve sometido a mucho estrés lo que hace que las células se dupliquen (ojo, no es bueno provocar esto porque puede tener graves consecuencias como problemas en su día a día, infecciones, problemas de fertilidad, etc.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.