Los fetiches y el placer

Un fetiche es un objeto, una substancia o una parte del cuerpo que produce excitación, a través de él se puede alcanzar el clímax. Algunas parejas utilizan estos fetiches para dejar atrás la rutina, y obtener un mayor placer.

Existen casi tantos fetiches como personas hay en este mundo, los pies, las medias, los zapatos de tacón, los ligueros, el perfume, la ropa de piel son uno de los fetiches más comunes. A través de ellos logran la satisfacción buscada.

El fetichismo es una práctica sexual muy difundida, consiste en uno de los juegos eróticos más frecuentes. Contrariamente a lo que se cree, este no es patrimonio masculino, las mujeres también lo son, tienen pasión por un objeto, un perfume o una prenda de vestir.

Los objetos de fetiche son aquellos que estimulan los cinco sentidos. El olfato este juega un rol fundamental en estas prácticas, el perfume, el olor de ciertas prendas, o de ciertas partes del cuerpo, hacen que la excitación del fetichista se dispare. El tacto también es importante, el tocar ciertas telas como la seda, terciopelo, piel, cuero y el caucho son materiales que estimulan a los fetichistas.

Las prendas como corsés, cinturones, sujetadores, botas son un elixir para ellos. Disfrutan con tocarlos, acariciarlos, y ¿porque no? de quitarlos.

El fetichista no tiene sexo con los objetos en sí, sino que obtiene placer a través de su olor, su tacto, de contemplarlos, de acariciarse con ellos y de lamerlos. En la actualidad el fetichismo paso a ser algo habitual y natural en las personas que buscan que su vida sexual no se transforme en rutinaria.

Algunas parejas se disfrazan e intercambian roles, hay mujeres que disfrutan viendo al hombre vestido con ropa femenina, con zapatos de tacones y medias de red, utilizando su perfume. El placer esta puesto en ese objeto, que es el objeto de su deseo

Es de lo más estimulante y divertido incorporar estos juegos a la pareja, y escapar así de la temida y abominable rutina. Claro, para ser placenteros deben ser consentidos de esa manera ambos disfrutaran de una sexualidad libre, imaginativa, saludable y sobre todo muy placentera.

Atrévete a expresar tus deseos libremente, atrévete a intentar cosas nuevas con tu pareja. En el sexo todo está permitido, todo se vale, el límite lo pone tu imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.